Una tarde en los recreativos

  
0:00
-4:00

Bienvenidos a Desde El Sofá. Una semana más os traigo un tema diferente al anterior, la idea siempre va a ser que nunca dos temas se repitan, así que cada entrega va a ser diferente de la anterior con temáticas personales y que tengo ganas de compartir, así que dale al play y escucha antes de leer…


Sábado por la tarde de un fin de semana cualquiera de hará unos 25 años, después de que el día anterior en clase o esa misma mañana por teléfono, y no el móvil, sino los fijos donde llamabas y lo cogía el primero que estuviera cerca de él, hubiéramos quedado en la hora y el lugar, te disponías a salir a la calle, con el único objetivo de pasarlo bien con los colegas y pocas aspiraciones más.

Al llegar aquí en mi pueblo al parque, la gran pregunta siempre era, vamos a los nuevos o a los viejos, a partir de ese momento surgían varias dudas, que si estará este aquí o aquel allá, pero yo pensaba más en qué habría dentro de los nuevos o dentro de los viejos, vamos en qué máquinas habrían en los recreativos nuevos y en los viejos. Al final siempre se hacía una pequeña ruta de idas y venidas entre uno y otro, ya que la tarde era larga, el dinero escaso y había que expandir la diversión en todo ese tiempo.

Entrabas en los recreativos y los diferentes sonidos de las máquinas se entre mezclaban entre las conversaciones de la gente allí, dependiendo de si era una hora u otra se notaba más una cosa u otra, pero era un ambiente diferente siempre a cualquier otro local. Una vez dentro todo eran decisiones, pero la primera siempre era coger víveres en forma de multitud de gominolas y paquetes de Gublins sin dudarlo nunca, y después la peregrinación máquina a máquina primero para ver si había alguna nueva, un clásico que siempre deseabas que te sorprendiera pero que casi siempre te quedabas con las ganas, porque de haber alguna nueva muchos días antes hubiera corrido la voz y esa máquina estaría llena de gente viendo y esperando.

Las partidas siempre eran cortas, pero intensas y muchas veces era una lucha interior entre jugar a esa máquina que te llama mil todo lo que ves pero que la partida será corta o jugar a la de siempre que sabes que el momento va a ser más largo. Mis preferidas siempre eran las mismas, Pang y Tetris, siempre llenas de gente y casi siempre complicado de jugar y pasar mucho rato en ellas. Luego estaba ese momento en que alguien que sabías que era bueno en alguna tenía ese momento de inspiración de ponerse a jugar, casi un acontecimiento que hacía que la gente se pusiera alrededor de la máquina para coger el mejor ángulo y ver como el jugador hacía su magia particular, pequeños momentos de gloria para gente que a penas pasaba de los 14/15 años. La gloria.

Con el tiempo, estos salones recreativos, los recres de toda la vida, se fueron perdiendo dando paso a las consolas y demás, pero aquellas tardes de fin de semana yendo entre máquina en máquina con un paquete de Gublins y viendo en formato pantalla historias no contadas pero vividas intensamente, será siempre uno de los mayores recuerdos que siempre tendré, esas tardes en los recreativos.

Share


Para leer…

Para escuchar…

  • Knuckleheads: Fabolous (podcast)
    El podcasts de Quentin Richardson y Darius Miles trae invitados realmente tremendos, pero llevar a Fabolous para hablar de esa comunión del hip-hop con el baloncesto y las camisetas es algo TOP.

  • 2.24 Spotify (playlist)
    El pasado 24 de febrero se celebró la celebración de la vida (me encanta este concepto) de Kobe Bryant y su hija GiGi, para ello Spotify juntó un playlist con temas que nombran al jugador de Lakers o basados en él.


Podcasts Desde El Sofá


Escuchando ahora


El viaje a pasado de esta semana ha sido molón, recordar esos tiempos en los recreativos donde con 100 pesetas podías hacer magia era algo realmente brutal y que es una verdadera pena que se haya perdido la verdad. No dejéis de comentar tanto aquí como por Twitter lo que os está pareciendo Desde El Sofá y futuros/posibles temas para seguir tratándolos desde el sofá.

d.